Supera la incertidumbre, déjala ir.



Cuando la incertidumbre te aborde y sientas ese malestar que tanta desazón te genera, has de evitar que esas sensaciones crezcan. Para ello hay que soltar, dejar ir y liberar. Entiendo que no siempre resulte tan sencillo como se pueda leer, debido a que no dispongamos de los medios para desarrollarlo, ayuda, circunstancias, estado anímico etc. Pero te aseguro que es posible. Es importante saber que solo podemos cambiar nuestros patrones, no los de nadie más. A no ser, que otras personas así lo deseen o sean conscientes de ello.
La comprensión, aceptación y sobre todo la gran virtud de la  paciencia, es la base de un cambio en uno mismo. Como todo en esta vida, esto también  lleva un proceso de “gestación”,  y nuestra principal labor será superar con nota de más que aprobado la asignatura de la Comprensión.

Es aceptar de forma consciente que no todos pensamos de la misma forma, que cada cual ve las cosas con diferente prisma y que debido a infinidad de “circunstancias” reaccionaremos de manera diferente. Hasta que no se comprenda totalmente este concepto no podemos avanzar. El mayor error que comete el ser humano, es la creencia o convicción plena, de que los demás deben de pensar como uno mismo. Lo que deriva en el falso  juicio y sus correspondientes y extensas consecuencias.
 
¿Cómo podemos conseguir liberar?


A parte de  las diferentes técnicas y consejos de relajación, meditación etc., que puedes leer en este  blog, lo básico, principal y fundamental es la predisposición y los fervientes  deseos de anular ese malestar.
 Requiere de constancia, dedicación, esfuerzo (no sufrimiento), paciencia, respetar y valorar a cada persona como tal. Si caes es volver a levantarse, aunque las rodillas estén doloridas. Porque cada cicatriz, te ha de servir como muestra de superación. Nada acontece en esta vida por azar, casualidad o por "mala suerte", somos más que eso y en  nuestro interior brilla una luz que nunca se apaga, solo en algunos momento puede bajar de intensidad. Es lo que nos hace sentir vivos, luchar y ser lo que somos.

 
 El sentimiento más puro y bello que existe es el Amor, porque  se extiende de forma inmedible, lo llena y lo abarca  absolutamente todo. Tenemos una capacidad infinita de Amar, piensa detenidamente en ello, tómate tu tiempo de reflexión, piensa tranquilamente. Si necesitas ayuda (todos la hemos necesitado alguna vez) deséala, solicítala y vendrá a ti de varias formas, observa y lo comprobarás.
Rodéate de gente que te proporcione seguridad, estabilidad y sobre todo de quienes sin la necesidad de mencionar una palabra, puedas sentir la vibración y el sentimiento de que te quieren, te valoran y te respetan. El Amor se percibe, se siente, te traspasa, te eleva y es sumamente contagioso.

 
Evitaremos

Tomar decisiones cuando estemos en ese estado de incertidumbre o mal estar. Me atrevería a decir que nunca es lo acertado, (no conozco a nadie que me haya dicho lo contrario, si es tu caso, puedes hacerlo).
Dejarnos llevar por consejos dudosos e imposiciones en que nos dictan nuestras posibles decisiones. Nadie que te respete, te aprecie y valore decidirá por ti.
Estar constantemente con personas conflictivas, tóxicas y negativas. Mantendremos una distancia prudente y volveremos a acercarnos cuando nuestras vibraciones sean acordes o puedan entrelazarse a modo energético.
El sentimiento de culpabilidad hacia nosotros u otros. Una vez comprendido la causa y la aceptación, si esto hubiera existido, debería de desaparecer.


Recuerda:
Hay nuevas oportunidades y posibilidades, mira y observa a tu alrrededor.
Los errores nos sirven para rectificar y aprender de ellos.
Todos caemos alguna vez, lo importante es levantarse y no dejar de caminar.
Tienes esa luz, fuerza y amor  dentro de ti, que aunque su llama pueda disminuir, siempre te iluminará y guiará. 

 "No es valiente quien no tiene miedo, sino quien sabe conquistarlo" . Nelson Mandela.
Colaboracion: Sr. Jaume Abós (maestro de bhakti Yoga, Hatha yoga, Gnana yoga y Tai-chi)