Vibración y Frecuencia ( I )

Cuando se lleva una vida donde la mayoría de los pensamientos son positivos a modo consciente, se hace de ella un modelo para el enriquecimiento interior, aceptación, exteriorización, liberación y comprensión. Proporcionando lograr el nivel de resolución de casi todo lo que les pueda acontecer. Digo casi, porque lo que falta para la totalidad es siempre una falta de ello, ya que no existe la totalidad completa en el mundo que nosotros conocemos
Cabe aclarar, que alcanzar este nivel no es difícil, pero (sí, pero...) sólo lo consiguen aquellos que con mucha voluntad y perseverancia, desean aprender, aprender y más aprender. Todo aquel que por su naturaleza innata tiene la capacidad de repeler lo negativo y la “virtud” de  expandir lo positivo.

¡Qué bonito! ¿verdad?, Y..¿ sí fuera posible que la mitad,  de la población pudiera lograr ese nivel?, ¿qué ocurriría?. Algo tan sencillo, como que más de la tercera parte (de la otra mitad) se contagiaría...¿cómo?  ¿contagiarse? ¿de qué se contagian?.
Todo es muy sencillo y la vez interesantísimo. Todos estamos conectado, sí amigos. Mi  mente, la tuya, mis emociones, las tuyas.. (recomiendo lectura de Gregg  Braden). Mis acciones repercutirán en otros... (y viceversa...)... ¿Es complicado?
¿Mi mente conectada a la de un criminal, a corruptos...etc etc..? (yo pensé lo mismo). ¿Qué tengo que ver con esos  indeseables?.
Vivimos en un mundo de  energías y frecuencias, (no se ven y si se perciben o sienten). Todo está en constante movimiento, absolutamente nada permanece inmóvil. La Física Cuántica (parte de la física que estudia fenómenos físicos a escalas microscópicas, estructura atómica etc...) así lo ha demostrado, los protones y los electrones se mueven en un círculo alrededor del neutrón. Y nosotros estamos compuestos de todo ello. Somos  ENERGÍA, y la energía está en constante movimiento.

Es curioso, que diferentes filosofías como por ej. la budista e hinduista llevan tantos años explicándonos (somos energía), y ahora la física cuántica a otra escala distinta haya “descubierto”. Lo que nos lleva a otra vía de investigaciones y aprendizaje.
Todo lo que vibra lo hace a una velocidad determinada. Esto se conoce como Frecuencia. Cuanto mayor sea la frecuencia, más potente será la fuerza. Para comprender esto en una forma sencilla, observemos el movimiento de una rueda. Si esta gira lentamente, nos deja apreciar su forma física. Si aumenta la velocidad, se comenzará a oír una nota baja, que irá subiendo gradualmente en la medida en que la velocidad aumenta. Cuando sobrepasa la nota más alta que el oído humano puede escuchar, hay un silencio profundo. Pero, conforme aumenta más la velocidad, el sonido se volverá color y  paso a paso se hará visible todo el espectro, desde el rojo hasta el violeta. Si la rueda se acelera más todavía, se alcanzara la no percepción de rueda alguna, y solo se captara una total inmovilidad. En cambio sigue en movimiento. 

Tu cuerpo físico, tus emociones, pensamientos son solo distintas frecuencias, u octavas, de esa energía que tú eres. En ti están representadas todas las dimensiones que existen, que difieren entre sí solo en el grado. Cada vibración es atraída por las vibraciones que comparten un hilo en común. Lo que significa que los positivos son atraídos por los positivos y negativos son atraídos por los negativos.
Ahora es cuando se responden todas las preguntas anteriores. No amigo, tu mente no está conectada a la de un criminal (exceptuando si tus verdaderos pensamientos y emociones son de matar ...) ¿Nos entendemos? Esto no significa, que si un día te entra momentaneamente un ataque de rabia y piensas: " tengo tanta rabia que mataría a..." entonces tu vibración sea “captada” por un criminal y venga...! No, esto quiere decir, que tus pensamientos junto con tus emociones son ondas que viajan a diferentes frecuencias y siempre son “captadas” o se “encuentran” con aquellas que estén en la misma sintonía.
Un pensamiento positivo (junto con el mismo sentimiento) vibra con más velocidad, que un pensamiento negativo. El amor (en toda su extensión), es la más alta escala de vibración. Su frecuencia es "limpia" y se expande a mayor velocidad. Lo que significa  que si fuera posible que la mitad de la población, lograra estar en este estado alto de forma consciente (pensamiento + emociones), el mundo cambiaría espectacularmente.

Si nos vamos a la frecuencia baja lo aplicamos a lo negativo. Por ejemplo, a groso modo y generalizando para para no extenderme... Sería que la población no mejora, porque nos inyectan noticias desastrosas que nos hacen decaer, el miedo se expande, y las vibraciones que hay en la mayoría de las personas son negativas. Atrayéndose unas a otras...
¿Cómo cambiar esto?, ¿ es posible estar en permanente estado de optimismo?.  Evidentemente no, ya que no vivimos aislados y compartimos con la sociedad, familia, amistades, diferentes acontecimientos y situaciones en las que nuestras emociones se ven afectadas. Hay que darle un giro a nuestros pensamientos, a la preconcepción que tenemos instalada en nuestros patrones. Cambiar el enfoque de la perspectiva y pasar al positivo. Nadie dice que sea fácil, pero si totalmente posible. Requiere entrenamiento y siempre perseverancia.
De esta forma es como comenzamos a cambiar nuestras emociones. Sólo así amigos, haciendo el “esfuerzo” de apartar lo negativo, sin rencores (sentimiento muy destructivo) y evadirnos con los complementos necesarios para ello, como la meditación, el control de la buena respiración, etc.. y lo que es más importante rodearse de personas sanas, positivas, con buena armonía y que nos hagan reír.
Si creemos firmemente  que algo es posible, ya sea la resolución de un conflicto, el deseo de un  trabajo etc.. es  porque eso ya existe. No cabe la duda, ya que si dudamos pasamos a otra frecuencia... No es suficiente con creerlo y desearlo, hay que sentirlo. Sentir la liberación, emoción, la euforia, alegría, etc. Visualizarlo conscientemente y llegará.

Ahora amigo presta atención. No solamente yo creo y tengo la convicción, tú también. Unidos conjuntamente con fuerza y siempre absolutamente siempre, con la esperanza del bien.
Se acabó la negatividad, si en algún momento (o varios) flojeamos, respiramos hondo, y repetiremos (las veces que haga falta) “soy luz, soy energía, soy paz”. Dejando que la preocupación se  evapore y daré paso a la relajación mental. Comprendiendo que las vibraciones negativas las podemos cambiar. En este blog encontrarás diferentes entradas para cambiar tu estado vibracional, con la meditación o técnicas de liberación emocional.
Ahora es el momento real, ni antes ni después, ahora es cuando todo acontece y en este preciso momento tú y yo vibramos en la misma frecuencia (pensamiento + emociones) ahora y siempre que pensemos uno en el otro. Cuando nos vemos, nos saludamos, nos abrazamos, siempre. 

Piensa detenidamente en ello, solo existes ahora, siempre en el presente. Cualquier otro momento es solo un concepto. Si tu trabajo requiere hacer planes o realizar proyectos a largo plazo, piensa que los haces en tiempo presente. ¿Cómo? Visualizando el resultado que deseas. ¿ opinas que no es viable?. Elimina el No y sustituye por ES viable. ¿no depende de ti solo?. Visualiza a las partes implicadas en el resultado final que deseas. Es más, haz un esbozo de todo lo que realmente deseas firmemente. Con la resolución en positivo. Esto se aplicable a cualquier aspecto de nuestra vida. 
Si tus pensamientos son acordes con tus emociones de forma positiva y optimista, tus vibraciones serán las correctas. Entender este concepto es lo más importante.
Entre todos podemos mejorar, cambiar y experimentar conjuntamente un buen estado interior, expandiendo el mejor de los sentimientos. ¿Comenzamos?
*En próximas entradas se ofrecerán técnicas para cambiar patrones de pensamientos, visualización y proyección de ideas.

Colaboración y supervisión, 
Sr.Jaume Abós(maestro de bhakti Yoga, Hatha yoga, Gnana yoga y Tai-chi).
 "Cuando cambias la forma de ver las cosas, las cosas cambian la forma en que se ven." Wayne W. Dyer.