Tener y disfrutar sin Retener...

Reflexiona sobre lo que ya tienes o puedas  tener si no lo retienes, lo aprisionas o lo encarcelas. Libérate de posesiones que luego perderás... Reflexiona...
Las realidades más grandes y más bellas, tanto más las tendrás cuanto menos las poseas y retengas.

Si quieres tener el mar, contémplalo,
y abre tus manos en sus aguas
y todo el mar estará en ellas...;
porque si cierras tus manos para retenerlo,
se quedarán vacías.
Si quieres tener un amigo peregrino,
déjalo marchar y lo tendrás...,

porque si lo retienes para poseerlo,
lo estarás perdiendo
y tendrás un prisionero.
Si quieres tener el viento,
extiende tus brazos y abre tus manos

y todo el viento será tuyo...;
porque si quieres retenerlo
te quedarás sin nada.
Si quieres tener a tu hijo,
déjalo crecer,

déjalo partir, y que se aleje,
y lo tendrás maduro a su regreso...;
porque si lo retienes poseído
lo pierdes para siempre.
Si quieres tener el sol
y gozar de su luz maravillosa

abre los ojos y contempla...;
porque si los cierras
para retener la luz que ya alcanzaste
te quedarás a oscuras.
Si quieres vivir el gozo de tener,
libérate de la manía de poseer y retener.

Goza de la mariposa que revolotea,
goza del río que corre huidizo,
goza de la flor que se abre cara al cielo...,
goza teniendo todo
sin poseerlo ni retenerlo.
¡Sólo así disfrutarás de la vida,
sabiendo que la tienes sin poseerla,
dejándola correr sin retenerla!

Deja seguir el camino natural de la vida, sin retenciones ni posesiones exclusivas. Deja que la propia evolución personal y natural siga su ritmo. Respira y libera toda carga, toda posesión todo egoísmo. Disfruta plenamente del placer de tener, compartir y no perderás.