Masaje Lingam (modalidad íntima en pareja)

En sánscrito al órgano sexual masculino se le denomina Lingam y tiene una connotación respetuosa llamado báculo de luz . En la modalidad  "intima de pareja" cabe destacar que el masaje es realizado exclusivamente por la pareja femenina, (hombre si la relación es homosexual) y no por un masajista profesional. Los  profesionales que realizan estos masajes también denominados sensuales por la cultura occidental, las limitaciones las pone el cliente. El masajista en ningún caso mantiene relaciones sexuales con el cliente, de ahí la diferencia de la modalidad íntima de pareja.
En la pareja  existe la confianza suficiente para lo que comienza con el ritual del masaje, pueda terminar en un acto más íntimo. Su finalidad es mucho más extensa, la exploración de una nueva forma de placer que no esté condicionada por factores tradicionales sino por todo el placer intenso y natural  que procede al orgasmo. Por falta de concentración mental del hombre y/o circunstancias varias que puedan rodear el momento, existe la posibilidad de que el hombre o la pareja amplíe la experiencia...y se llegue a la cumbre del climax de forma natural y sana, con una diferencia considerable en sensaciones.

*Nos preparamos... y comenzamos uno de los rituales más hermosos y placenteros a nivel de pareja, dentro de la sexualidad tántrica.
Creamos un ambiente cálido y agradable para ambos.. (inciensos, velas, música suave, recomendada la expuesta). El factor tiempo no hace presencia en estos momentos, por lo que dispondremos de tiempo suficiente para la relajación completa  y placentera.
*El hombre toma conciencia de que está asumiendo una posición pasiva..tratando de no moverse. La respiración ha de ser pausada, intentando controlarla a un ritmo normal. Esto puede no ser fácil  en un principio..será receptivo y abierto con la experiencia, a lograr realmente relajarse, para sacarle todo el provecho.
Los abrazos, miradas, caricias, así como cálidos y suaves besos son el preámbulo perfecto para crear el clima adecuado.
*El hombre se tumba sobre su espalda con la cabeza ligeramente inclinada hacia arriba (almohadón debajo), las rodillas un poco dobladas y las piernas ligeramente separadas, una postura cómoda y natural.
La pareja toma un "papel" fundamental en este ritual, se concentrará en enviar y transmitir energía, relajación, serenidad y placer, con la complacencia que le proporciona el bienestar de su pareja. Comenzamos el masaje por todo el cuerpo, saltando las zona íntima para cuando está preparada...(erección)
*El masaje se realiza con aceite aromático (particularmente me gusta el de avellana), para facilitar el deslizamiento de las manos. Suave pero con la suficiente presión para transmitir energía, comenzamos el masaje por los pies de forma rápida (evitando cosquillas), seguimos por las piernas y damos un salto hacia el abdomen, nos detenemos... continuamos... pasamos al pecho, brazos y cabeza. Seguidamente procedemos de forma descendente.. hasta llegar a la zona íntima.
*Iniciamos el masaje en los genitales y en el escroto,  acaricia suavemente y con mucha delicadeza el perineo (entre los testículos y el ano) con la yema de los dedos...
Ahora procede a acariciar el Lingam (pene), variando la presión y la velocidad así aumentado el placer...despacio.. rápido... Con tu mano derecha, presiona la base, deslizando desde arriba hacia  abajo, alternando con la mano izquierda, mantén estos movimientos de forma natural y cálida...ahora presionamos (sin fuerza) el glande sin dejar de deslizar las manos...
Masajea el glande como si exprimieras una fruta (siempre de forma delicada). Posiblemente el hombre pierde un poco de erección, que es totalmente normal.. sigue lentamente pero con energía acariciando y volverá la erección de forma natural.. Es importante que él te mire y tu le correspondas con la mirada...
Se trata de alargar lo más posible la eyaculación para obtener más placer. Con ello también despertamos el Kundalini (flujo energético en el cuerpo humano).
*Continuamos por el pirineo, es una zona delicada y no debemos causar dolor, se realiza con la mano (izquierda), para seguir acariciando con la mano derecha el pene o Lingam...rozamos los testículo  y en global toda la zona...nos tomamos nuestro tiempo...
*A estas alturas el hombre ya ha entrado en una fase de placer más intenso.. ahora es donde la pareja (ambos) deciden si prosiguen de forma más extensa y compartiendo o sencillamente el hombre alcanza el orgasmo con la conciencia de una plenitud  y un placer más allá de lo físico. Lo bonito en una pareja sería compartir... pero es una opinión muy personal y particular. La pareja (quien realiza el masaje) en todo momento disfruta de la complacencia de ver su pareja.
Recordemos:
No es una masturbación desde la visión puramente literal, son masajes en la zona genital que el propósito no es la "descarga fisiológica" sino el conocer y descubrir sensaciones mucho más allá de lo físico, es más interior.. es sentirlo.

Disfruta y experimenta  la sensación de poder tocar el "cielo" con los dedos a un nivel donde el placer va más allá de lo físico, donde lo placentero se convierte en hermoso y natural.