Mudras (2ª parte)


Cuando ya comprendemos el concepto Mudra y nos familiarizamos con ello, pasamos a explicar los principales, para poder realizarlo siempre que lo deseemos, tanto sea para relajarnos, meditar, orar...
Para concentrar la "energía" en el propósito y no alterar los "canales", es recomendable no ingerir nada previamente en un espacio de 2 horas y no haber fumado. Doy por hecho que no se consumen otras sustancias...
Nos preparamos mentalmente, para poder conectar con nuestro interior. Nuestra respiración será tranquila y sosegada. Si eres principiante, se paciente y si tienes problemas para desarrollar, déjate guiar por una persona que domine esta técnica.
Ante todo no te alarmes si al principio no logras concentrarte lo necesario y te despistas, se paciente y constante y todo llegará...
Se realizan en un ambiente tranquilo, dependiendo del propósito se pueden ejecutar a solas (si ya conocemos la técnica) o acompañados por un guía (instructor), también en grupo si es para trasmitir "energía" universal o a determinadas personas, por determinados motivos.
Es recomendable ropa holgada y a ser posible de algodón. Nos podemos acompañar de una música muy suave, sin que desvíe nuestra concentración, al igual que inciensos o velas. Los mudras se pueden realizar cuantas veces deseemos, siendo la mejor hora al alba.
Dada la cantidad de mudras y la imposibilidad de explicarlos todos, se citarán los que yo realizo con más frecuencia.
ANJALI: Mudra de la reverencia, oración, bendición y saludos. Con la palma de las manos juntas. Usado en todas las ideología, creencias o filosofías. Pricipalmente indicado en la asana de Loto.

ABHAYA: su función principal es de protección. Tanto es para ofrecerla como para solicitarla. Mentalmente recibimos la fuerza, la luz y la serenidad a través de la palma de la mano derecha. Si deseamos enviar protección proyectaremos la imagen mental de la persona, canalizando la energía en la mano.
DHARMACHAKRA: Significa literalmente "el giro de la rueda". La rueda en la filosofía hindú y budista es un elemento sagrado que alude a la perfección universal y a los ciclos vitales de muerte y de vida.
Este es un mudra para nuestro desarrollo espiritual.


DHYANI: Es el mudra más tradicional que existe para meditar, por su comodidad y la tranquilidad que aporta.
Este mudra tiene propiedades en los tres planos:
1. En el plano mental: elimina el estrés y la presión mental. Procura paz a nuestros pensamientos y elimina aquellos que nos estén haciendo daño.
2. En el plano emocional: limpia y regenera la energía emocional.
3. En el plano espiritual: es sin duda para lo que se utiliza con más frecuencia, pues despierta la sabiduría que hay en nuestro interior y nos pone en contacto con nuestra propia divinidad. Ayuda a expandir la conciencia.
Se realiza en la postura mas tradicional con las piernas cruzadas, o estando en una silla con la espalda recta y las piernas en ángulo de noventa grados. Es decir, no se utiliza para meditar algo en concreto, sino sobre lo que vaya surgiendo.Para ello deberás centrarte exclusivamente en tu respiración e ir apartando de tu mente aquellos pensamientos más cotidianos para ir dando paso a los pensamientos más profundos. Puedes realizarlo cuantas veces quieras, especialmente en aquellos momentos en los que te sientas presionado o estresado. Puede ayudarte a superar un mal momento emocional o sentimental.
JÑANA: Es uno de los mudras más conocidos a nivel universal.

Sus propiedades son múltiples:
1. En el plano físico: alivia los desórdenes del sistema nervioso.
2. En el plano mental: nos aporta una mayor facilidad de concentración y atención. Estimula la memoria.
3. En el plano emocional: despierta una sensación de ternura y afectividad.
4. En el plano espiritual: nos pone en contacto directo con la sabiduría y conocimiento espiritual.
Se realiza de varias maneras, una de las más conocidas es en la posición del loto: sentado con las piernas cruzadas y con los brazos apoyados en las piernas y el mudra en ambas manos. Sin embargo también puedes hacerlo a la altura del corazón con tu mano derecha y compaginarlo con el Kubera mudra, realizado con tu mano izquierda y apoyado entre las piernas.
KUBERA: Se realiza con una mano con las dos, teniendo más potencia si lo realizas en ambas. No requiere de una posición corporal concreta de manera que puedes realizarlo tanto tumbado, sentado, o como quieras. Para formar el mudra sólo tienes que juntar las yemas de los dedos gordo, índice y medio; y doblar hacia el centro de la palma de la mano los dedos anular y meñique.
PRITHIVI: Este mudra te despierta confianza en ti mismo. Te ayuda a sentirte seguro y con la fe suficiente en que tendrás un tránsito firme y sólido en la vida. Es ideal para aquellas personas que se sienten inseguras o son muy tímidas.
Se realiza con las manos apoyadas en tus piernas junta las yemas de los dedos pulgar y anular y estira los demás dedos. Separa ligeramente el pulgar y recuerda mantener pegados el dedo índice y medio.
PUSHPAPUTA: Este mudra es de apertura, con las manos estiradas como si estuviéramos esperando que nos dieran algún regalo.
Con las manos apoyadas en tus piernas, pones las palmas hacia arriba, como si fueras a recibir.. Los dedos deben estar juntos y muy relajados.


SHUNYA: Básicamente lo que hace este mudra es ponerte en contacto con tu espíritu para que escuches sus sabios consejos y sus importantes mensajes sobre ti mismo y sobre tu vida. Se abre así tu capacidad de escuchar atentamente.
Dobla el dedo medio y agárralo
USHAS: Realizar este mudra durante unos minutos todos los días puede ayudarnos a equilibrar la energía de uno de nuestros centros de poder.
Su nombre significa "amanecer".
Es importante tener en cuenta que como también es un mudra relacionado con los órganos sexuales debe hacerse diferente en el hombre que en la mujer. El hombre debe cruzar los dedos de manera que el pulgar derecho quede sobre el izquierdo, mientras que las mujeres deben cruzar los dedos de manera que el pulgar izquierdo quede sobre el derecho.

VARADA: Como su propio nombre indica, es el mudra de la misericordia y del perdón. El mudra lo realizarás con la mano izquierda, que es la asociada al espíritu y al corazón. Mientras, tu mano derecha puede descansar en posición meditativa. Muy indicado para trasmitir la paz interior.
Recuerda:
*Los mudras son gestos que se utilizamos para trasmitir, recibir y canalizar nuestras energía sutil y en muchos casos también hacemos uso de ellos para orar (peticiones, agradecimientos etc) y meditar.
*Es compatible con cualquier ideología, creencia o filosofía.
*Tienen múltiples beneficios a todos los niveles, como por ejemplo: serenidad interior, relajación mental, notables mejorías en el nivel físico. Apertura de la conciencia y expansión del mayor y mejor sentimiento del ser humano: El Amor.
La postura más adoptada es la de loto, si tienes problemas de flexibilidad, no te fuerces, puedes realizarlo sentado en una silla, con la espalda recta.
IMPORTANTE:
En la filosofía budista e hinduista, muchos practicantes utilizan los mudras para la "cura" de enfermedades físicas.
Por mi parte es más prudente y a falta de más datos definir esta técnica como preventiva a nivel energético, con lo cual NO sustituye en ningún caso a la medicina tradicional o convencional. Por consiguiente si estás en tratamiento médico NO lo interrumpas.
Relájate mental e interiormente con ayuda de los mudras!

Colaboración y supervisión: Sr. Jaume Abós (maestro de bhakti Yoga, Hatha yoa, Gnana Yoga y Tai-chi)