Otros medios de relajación...



Para todos los que ya sois unos asiduos lectores a este blog, sabéis que existen muchas formas de experimentar la relajación tanto física como mental. De llegar a una armonía interior o de sentirse bien consigo mismo. Los medios para conseguirlos están expuestos a lo largo de este blog, siendo todos muy variados y para todos los niveles adquisitivos. Partamos de la base que para que cualquier terapia sea efectiva se ha de tomar consciencia de ella, tener voluntad y constancia. No siempre se tienen los recursos económicos para acudir a según que sitios, pero ello no significa que no podamos llegar a una armonía utilizando otros medios y otras técnicas, porque hay una gran variedad de medios para lograrlo.

Vamos a relajar nuestra mente y a liberarnos por un rato de otras preocupaciones con técnicas manuales que son accesibles para todos.
Trabajaremos nuestra creatividad, imaginación, emociones, sensibilidad, concentración, atención y aprenderemos culturalmente con algo tan hermoso como es la pintura, moldear con las manos y la lectura.

Crea un ambiente adecuado y tranquilo, con una iluminación a ser posible natural o en su defecto que no sea directa. Te puede ayudar una música de fondo ambiental, melódica y suave para no distraer tu atención. A ser posible es preferible estar a solas.

Pintura: Coge un papel en blanco y diversos colores de tono pastel. Comienza por la primera imagen que te venga, sencillamente pinta, dibuja y plasma tus ideas. Déjate llevar por la imaginación. No le des importancia si ves que no lo haces bien, no buscamos la profesionalidad, solo queremos plasmar y liberarnos de otras preocupaciones. Deja"hablar" tu intuición y espontaneidad. Aunque no te guste lo que ves, se paciente y continua. Tomate el tiempo que te apetezca, cuando consideres que te cansa o no te aporta ya nada, entonces ya puedes finalizar. Ahora vamos a ver el resultado. Que has plasmado? Son ideas confusas? El resultado de muchos problemas? Todo lo que tu creas que no es bonito, que no te gusta, que no es agradable, etc. De todas esas ideas y pensamientos que hemos plasmado en el papel, nos vamos a deshacer.
Tiralo a la papelera y en voz alta dices:
-Rompo con la negatividad.
-Soy luz, el presente es ahora y tengo luz.

Si por el contrario has plasmado ideas bonitas y el resultado te gusta, lo pondremos en algún lugar visible.
Realiza de vez en cuando esta técnica te ayudará sin que te des cuenta.

Moldear: Utilizaremos barro o plastilina. Particularmente prefiero la plastilina ya que es más accesible y ensucia menos. Utiliza tu imaginación para crear ideas. Sino se te ocurre nada, copia algo que tengas visible en ese momento. No le des importancia sino te sale bien la figura, lo esencial es el trabajo manual, la desconexión y la concentración. Mezcla colores, utiliza moldes o utensilios caseros (cucharillas, coladores, cuchillo de plástico, papel, cartón etc etc). Esta técnica se usa mucho en niños con déficit de atención y en ancianos con problemas de articulaciones y huesos. Pero ni es necesario ser un niño o un anciano para también disfrutar de la experiencia de desarrollar nuestra imaginación, jugar con nuestras manos, desconectar por un rato y de los beneficios que aporta esta creatividad. Los resultados son siempre positivos, pruébalo y verás como te resulta agradable.

Lectura: Leer te va ayudar a mejorar las relaciones humanas, enriqueciendo los contactos personales. Pone en acción las funciones mentales agilizando la inteligencia. Mejora la expresión oral y escrita y hace el lenguaje más fluido. Aumenta el vocabulario y mejora la ortografía. La lectura amplía los horizontes permitiéndote establecer un contacto con lugares, gentes y costumbres lejanas a él en el tiempo o en el espacio.

Debemos dedicar unos minutos cada día a la lectura y si se tienen hijos a introducirles en el maravilloso mundo, ya que para ellos es instructivo, les da seguridad y por lo tanto se eleva su autoestima. Sin duda alguna la lectura para un niño es necesaria.
Una vez que se ejercita la lectura periódicamente, ésta pasa a ser parte de nuestra vida en forma natural y se convierte en un hábito que una vez experimentado, difícilmente se puede dejar.
Se puede optar por cualquier tipo de lectura, afortunadamente existen en el mercado de libros una infinidad de temas por los cuales optar: novelas, ensayos, literatura clásica, historias y biografías, cuentos, poesía etc.

Elegiremos aquella que nos enriquezca interiormente, de la que aprendamos y nos transporte a estados de relajación. Es decir un libro del cual extraigamos información positiva. Porque ahora pretendemos que a través de la lectura estemos mejor y más relajados, con lo cual un libro de thriller o de terror no sería lo más conveniente en este momento, porque nos pondría en un estado de tensión y no es lo que buscamos.
No tengas dudas de que leer siempre te ayudará y mejorará tu estado mental, por ello elige bien tus libros. Adelante!