TE PROPONGO...

Que cada persona es única e irrepetible es un hecho y por lo tanto diferentes entre si. No existen dos seres humanos iguales, parecidos si, pero nunca exactos. Todos somos seres en constante evolución, a todos los niveles (mental, espiritual y físicamente). La vida es como una escuela, tenemos unos maestros (padres, tutores, amigos, la sociedad...) que nos enseñan o no... y de nosotros depende, aprender para bien o para mal, la elección siempre nos corresponde a nosotros y como tales somos responsables de nuestro “aprendizaje” y de las consecuencias en un futuro. .
Todos cometemos errores, porque errar es humano y la perfección como tal no existe.

Los fallos o errores nos sirven para mejorar, para evaluar y para aprender a rectificar. La equivocación no, nos hace ser inferiores a nada ni a nadie, siempre tendremos la oportunidad de intentarlo de nuevo y mejorar. Todas las personas pasamos por múltiples etapas y de todas ellas aprendemos algo (incluidas las negativas), aunque de esto seamos conscientes mucho tiempo después. Con el paso de los años descubres que hay pautas tan sencillas y tan saludables, que lamentas no haberlas puesto en práctica antes, porque de haber sido así, habríamos evitado más de una consecuencia no deseada.
Te propongo, que conjuntamente llevemos a término estos actos, que nos ayudaran principalmente a nosotros (y en conjunto al resto), a mejorar nuestro interior, nuestra mente y por supuesto nuestra salud, ya que como todos sabemos, parte de nuestros problemas de salud física, es producto de la mala vibración energética a consecuencia de “fallo de conexión” entre el campo mental, emocional y físico.

Te propongo que:
*Antes de criticar o “juzgar” deliberadamente cualquier acto de otra persona, te pongas por unos instantes en su lugar.

*No guardes rencor a nadie. Una vez pasado el proceso de dolor, desengaño y enfado, libérate de ese sentimiento negativo a través de la aceptación y el perdón. De lo contrario el único perjudicado serás tu.

*Mires siempre a los ojos cuando hables con otra persona, si el/ella te esquiva o te produce una sensación incómoda o de negatividad hacia tu ser, sabrás que no estáis en el mismo nivel vibratorio, aun así no la rechaces y ofrecele el tiempo para su evolución.

*Escuches siempre a los demás por muy insignificante que te parezca su “problema” o su conversación. Algún día puede ser a la inversa y comprenderás que no fue una perdida de tiempo.

* No des por recibir, si ofreces que sea sinceramente. La sensación de paz interior y de entrega te llenará más que cualquier recompensa material.

*No anheles los bienes materiales de los demás, ni pretendas estar en las mismas condiciones sino puedes permitírtelo. Confórmate con lo que tienes, se agradecido por tus pertenencias, aun estás sean muy escasas. Recuerda que cada día mueren muchas de personas de hambre. El egoísmo te destruirá interior y espiritualmente.

*Profesionalmente nunca desprestigies a un compañero, ni trates de “pisarle”. No se alcanza la montaña más alta sin haber escalado las anteriores. Escalar es sinónimo de progresar y avanzar por méritos propios. Recuerda que la vida es como un boomerang, después no te lamentes, si al caer de la montaña estás solo.

*Empieza el día con optimismo, el ayer ya forma parte del pasado, vive este presente e intenta ser optimista para que el comienzo de un nuevo día sea distinto, con resultados positivos.

*Mantén las formas adecuadas y la compostura con la sociedad. La buena educación y el civismo es imprescindible para la convivencia entre todos. El respeto hacia los demás es un derecho. Las consecuencias de una mala educación y un comportamiento incívico, nos perjudican a todos.

*Independientemente de que te gusten más o menos los animales (domésticos o no), respétalos de la misma manera, que te gusta que te respeten a ti. Cualquier vejación o mal trato a los animales, es un daño irreparable a todos los niveles.

*No permitas bajo ningún concepto, el mal trato físico ni psicológico hacía tu persona. No hay excusa permitida, ni justificación alguna para la degradación del ser humano. Si tienes problemas denuncia, la ley te ampara.

*No hagas distinciones sociales, sexistas o de razas. Todos somos iguales y el que piense lo contrario es el más inferior de todos.

*Se solidario con las personas que necesitan ayuda. La solidaridad no es sólo ofrecer cantidades económicas, porque no todas las personas se lo pueden permitir, ni están obligadas a ello. La palabra solidaridad es mucho más amplia, implica una colaboración directa con la persona que en ese momento necesita una ayuda, algo tan humano y tan sencillo como ayudar a un anciano a bajar las escaleras, subir la compra del vecino impedido, colaborar con asociaciones sin ánimo de lucro y un largo etc. Particularmente considero que es un derecho moral.

Recuerda: Cada persona evoluciona a nivel distinto, cada uno de nosotros necesitamos nuestro tiempo para aprender e ir mejorando, nadie es más que nadie, ni menos, sino diferente. Aportamos lo que sabemos de maneras distintas, pero todos tenemos algo que aportar.

¿Colaboras conmigo?