Chocolaterapia


La chocolaterapia es una técnica que reconforta el cuerpo, retrasa el envejecimiento de la piel, dejándola suave y tersa. Esta terapia actúa sobre el sistema nervioso como antidepresivo y antiansiedad gracias a la cafeína, a los polifenoles, a la teobromina y al tanino. Estimula la euforia gracias a la felimetilamina. Es muy hidratante, tonifica y nutre la piel debido a las proteínas y amino-ácidos que contiene, remineraliza la epidermis gracias a sus oligoelementos, tiene propiedades antioxidantes, estimula la circulación y tiene efecto de eliminación de grasas.
Para este tratamiento se utiliza 100% cacao que, aunque se puede comer, es muy amargo. En cambio el que se utiliza en la alimentación lleva más o menos cantidad de leche y mantecas para hacerlo más agradable al paladar.

La terapia corporal tiene una duración de unos 60 minutos, a los que se añadirán unos 20 minutos si se realiza  un masaje facial. La sesión básica y sencilla consiste en mezclar el cacao con sales y se vierte sobre el cuerpo tendido boca abajo, aplicando posteriormente un masaje suave.
A continuación se potenciará el efecto durante 5 o 10 minutos, permaneciendo envueltos en un film. Finalmente la sesión terminará con una ducha vitalizante. Se realiza en balnearios y centros de belleza y su precio oscila entre los 70 y 210 € dependiendo del la ciudad, el centro donde se realice y el tratamiento corporal sea el básico o más extensos y específicos. Muy utilizada por artistas, deportistas y empresarios (cada vez más hombres).

Como no siempre es posible darnos un capricho de estos, os dejo una receta muy sencilla y efectiva para la zona facial y así poder disfrutar de una una deliciosa sesión de chocolaterapia en tu casa.

Mascarilla de chocolate:
1/3 de taza de cacao en polvo.
3 cucharadas de crema dulce, también puedes usar crema para batir.
¼ de taza de miel.
3 cucharaditas de polvo de avena (licua las hojas durante dos minutos).


Preparación:

Mezcla todo en un tazón y bate para evitar los grumos. Calienta en el microondas un minuto (no te excedas) y antes de ser utilizada verifica la temperatura. Sobre la piel limpia, aplica la mascarilla con una brocha o palita de madera, evitando el área de los ojos y la boca. Deja que actué 15 minutos y retira con una toalla mojada en agua tibia. Te dejará una piel llena de propiedades y con una sensación de frescura y relajación maravillosa.

Pruébalo!.