Introducción al Feng Shui



Feng Shui significa viento y agua. Es un conjunto de conocimientos que proporciona las directrices a seguir en las diferentes situaciones que nos depara la vida. Es un arte milenario de la antigua sabiduría china, y es una de las cinco aplicaciones del I-Ching, que se remonta a 4000 años atrás y no está reñido con ninguna creencia, filosofía o religión. Es una herramienta útil, de la que nos podemos servir para proteger y armonizar la energía vital, que fluye a través de nuestro ser y que se proyecta en nuestro espacio inmediato, en nuestra casa o lugar de trabajo. A través de la interpretación del lenguaje de signos (sus formas) y las direcciones magnéticas, determina la influencia de éstos, a un nivel inconsciente en nuestras vidas.

El Feng Shui del Alma:

Consiste en despejar el espacio y hacer un cambio de energía de un lugar habitable. Es conveniente que participen todos los mienbros que habitan el hogar. Cada ambiente se ordena y se limpia, como cuando uno se va a mudar, no puede quedar nada sin ser acondicionado ( muebles, escritorios, cajones, costureros, caja de herramientas, garage, etc). A medida, que uno lo va realizando, va poniendo energía positiva y viendo como puede arreglar todo aquello, que por descuido no hizo antes y puede ser reparado, muchas veces con elementos que tenemos (pintura, tornillos, tuercas, pegamento, papel, etc.).
Aquellos elementos que no utilizamos los donamos, los que están rotos y a nadie le sirven se tiran y aquellos objetos que nos han regalado, pero que sentimos que tienen energía negativa los desechamos. A medida que lo vamos realizando, vamos viendo el cambio de energía y lo percibimos en el crecimiento y vitalidad de las plantas.

El Feng Shui y el mundo de los espejos:

Los espejos representan la mente y ejercen influencia sobre la imagen que tenemos de nosotros mismos, reflejando quienes y qué somos, como así también la imagen que nos traen de exterior. Si reflejan árboles o plantas atraerán un Ch´i bueno y natural, si reflejan un sanatorio o un cementerio traerán un Ch´i depresivo, si reflejan edificaciones o elementos en malas condiciones afectarán a la salud, etc.
El Feng Shui los utiliza, como uno de los elementos más importantes, ya sea plano, cóncavo o convexo, para aclarar, amplificar, reflejar, proteger, atraer o rechazar. 
El Feng Shui -arte de la decoración o fluidez- se rige por diez normas básicas a la hora de crear espacios más puros y confortables.

1. Acceso: Define la energía que ingresará en el entorno. Se prefieren entornos amplios y fluidos que permiten una mayor entrada de energía.
2. Ubicación: Una ubicación idónea debe tener tránsito, movimiento, luz natural, exposición, y un acceso amplio y visible.
3. Distribución Interior: Hay que elegir un punto central a partir del cual girará el resto de la decoración y distribución del hogar.
4. Orientación: Se consideran cinco tipos básicos de energía relacionados con cada uno de los puntos cardinales: fuego, tierra, metal, agua y madera. El sur representa el fuego; este y sudeste la madera; oeste y noroeste el metal; el norte el agua y el sudoeste y nordeste la tierra.
5. Austeridad: No se debe acumular objetos inútiles.
6. Orden: Imprescindible mantener orden y limpieza.
7. Color: El color influye positiva o negativamente: Una fachada al sur se beneficiará del color del fuego, el rojo; al norte será el color azul o negro; este y sudeste es el verde; oeste y noroeste el blanco; por último el Nordeste va ligado al color amarillo y los colores terrosos.
8. Iluminación: Es la forma más rápida y sencilla para lograr una transformación en los ambientes. Una adecuada iluminación natural tendrá una enorme incidencia sobre nuestro bienestar.
9. Decoración: No está ligada a un estilo determinado, sino a una serie de ritmos, armonías, iluminación…En función de esta práctica, vemos qué se puede llevar a cabo con cualquier estilo de decoración: clásica, moderna, ecléctica, rústica…
10. Cambios: Los ciclos de energía cambian, se renuevan. Por esta razón nuestros espacios, nuestro hogar, deben registrar cambios en la decoración y en su distribución.

*Cuida tu entorno, cuida tu hogar, armoniza tu ambiente y mejorará tu calidad de vida tanto exterior como interior*.